top of page
  • Foto del escritorCarmen Yolanda Da Silva

Al calor de la poesía indígena

Actualizado: 23 jun


En lengua materna, Wainia significa," tierra de muchas aguas"


Una es la princesa Inírida o densycoira mujer perfumada en puinave, inarru es mujer en curripaco y jacy la diosa de la luna en yeral ñengatu.


La Flor de Inírida hace alusión a la leyenda Puinave, en la que la princesa Densikoira, que en lengua indígena Puinave significa mujer perfumada, subió y encerró para siempre en los Cerros de Mavicure, prometiendo amor eterno al hombre con el que jamás se casaría, porque no era de su clan; entonces los luceros y las estrellas, que recogió en su camino, se convirtieron en flores eternas.


La imagen de la princesa Inirida se encuentra en estatua en el parque del barrio Zona Indígena en Inírida.


Inarru significa mujer en Curripaco



Son mujeres artesanas de cerámica de coco viejo. Las mujeres del Clan Torcuato.

Foto de Jacy diosa de la luna En yeral ñengatu


Supongo que la estatua o imagen de Jacy se encuentra en alguna parte del Estado Amazonas de Brasil, porque los Tupinambas nuestros antepasados de los yerales, procedías del Guaraní e ingresaron a Brasil y luego nuestros padres se cruzaron el río Amazonas y el río Negro para llegar al Guainía.


El nombre Jaci proviene de la lengua tupí-guaraní que significa "madre de los frutos", protectora de las plantas, amantes y de la reproducción. Cuenta la leyenda que Guaraci (dios del Sol) cerró los ojos y el mundo cayó en tinieblas. Para iluminar la oscuridad, Tupã (Espíritu del Trueno) creó a Jaci (diosa de la Luna). Guaraci se enamoró


Su piel brillaba como gota de rocío bajo la lluvia de aquel día bajo el sapito de la flor de Inírida, un hombre con melena blanca se colgaba de los brazos de una bella inarru no era afro era una bellísima puinave su olor a pendare se sentía en su caminar y en sus ojitos achinados se reflejaba los saltos gigantes del rey de las toninas, su voz era melodiosa solo cantaba al dios cuwai mientras el señor de la barba blanca reía a carcajadas, era un encuentro casual como entre jacy y pedura para crear la existencia del pueblo ñengatu y expandir su fuerza tupi por todo el universo.


Era simplemente una bella mujer con fragancia a pendare que al pasar todos volteaban a contemplar por su caminar.


Era Jacy para los tupi, era Densycoira para los puinaves, era una inarru para los curripacos o simplemente era una mujer hecha en barro para aquel escultor de tierras lejanas que se sentó a la orilla del río Inírida a plasmar una escultura viendo a una diosa bañando en un pedacito del espejito de sol.



51 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page