• Jorge Acosta

Se acerca una nueva realidad política y social para los colombianos.


Populismo golpeando la puerta?





Por: Albana Cristina Ceberio

Periodista Argentina

Catedrática de oratoria

Coach en Comunicación

albanacristinaceberio@gmail.com

facebook.com/albanacristina.ceberio



Con un período de elecciones Legislativas y Presidenciales que, considerando el inicio próximo de las respectivas campañas, tomará los primeros cinco a seis meses del 2022, dependiendo si será necesaria una segunda vuelta para definir el nuevo presidente, Colombia tiene una nueva oportunidad de ser gestionada por un equipo que mostrará su éxito o fracaso de cumplir las expectativas del pueblo colombiano, sólo en los hecho. Es decir, una vez que esté concluyendo su gestión. Cómo saber de antemano “qué se está comprando?”, IMPOSIBLE!!!! Sólo confiar en la intuición, suerte, análisis o el método que el pueblo soberano, en su conjunto y por mayoría, desee o pueda utilizar para otorgar tan grande responsabilidad al “mejor equipo de gobierno”.


Es una de las responsabilidades más difíciles que tenemos como ciudadanos. Elegir quiénes gobernarán nuestra Patria, sin garantías de reembolso. Luego, nos toca controlar celosamente la gestión de gobierno, recordando que los gobernantes son nuestros empleados, deben dar explicaciones y rendir cunetas de sus actos de gobierno, de sus decisiones, acciones y omisiones.

Es un ejercicio que tímidamente empezamos a ejercer y que debe tomar más fuerza y determinación, en Latinoamérica. El controlar como pueblo a nuestros gobernantes, es un derecho, una responsabilidad y una obligación que debemos aprender, en este continente tan golpeado por la corrupción y la desidia, porque simplemente, es una acto de justicia para nosotros y para las próximas generaciones.

Mientras tanto, en Colombia ya son claros los favoritos a lucir la banda presidencial. Tres equipos que podrían ampliar sus integrantes con pactos que integrarían a otras fuerzas políticas, en una desesperada carrera por hacerse cargo del país durante el próximo período, con tanto frenesí por la victoria, que suena esperanzador ver que tal vez, se deba a que CONOCEN LA FÓRMULA PARA ELIMINAR TODOS LOS LÍMITES QUE IMPIDEN A COLOMBIA, SER EL PAÍS PLAGADO DE OPORTUNIDADES, JUSTICIA SOCIAL Y EQUIDAD CON LA QUE CUALQUIER CIUDADANO SUEÑA. Dios nos ampare …

Hablamos de las tres fuerzas políticas principales y ellas son todas coaliciones que presentaron estos candidatos para la lucha interna en la carrera presidencial:

  • PACTO HISTÓRICO:

  • Gustavo Petro: 84,4%

  • Francia Márquez: 11,1%

  • Camilo Romero: 2,5%

  • Roy Barreras: 2,0%*

  • CENTRO ESPERANZA:

  • Sergio Fajardo: 52,5%

  • Juan M. Galán: 20,9%

  • Carlos Amaya: 10,2%

  • Alejandro Gaviria: 8,5%

  • Jorge E. Robledo: 5,3%

  • Juan F. Cristo: 2,6%

  • EQUIPO POR COLOMBIA:

  • Federico Gutiérrez: 45,9%

  • Alejandro Char: 29,6%

  • Enrique Peñalosa: 11,3%

  • David Barguil: 7,2%

  • Dilian F. Toro: 5,0%

  • Juan C. Echeverri: 1,0%

* Roy Barreras, en las últimas horas, hizo pública, a través de su cuenta oficial de Twitter, en un breve video, que se baja de la contienda en la interna partidaria por la presidencia, a pedido de Petro, con la intención de convertirse en Jefe del Debate Parlamentario.

Los porcentajes correspondientes a cada candidato, fueron publicados por las consultoras GUARUMO y ECO ANALÍTICA, el 7 de diciembre. Se trata de una consulta a 1480 personas, hombres y mujeres, mayores de 18 años, que residen en el país. Los datos fueron recogidos por las consultoras, entre el 1 y el 5 de diciembre.

A medida que avanzan los días, los ataques verbales, cruces políticos, más alianzas y el innegable talento de los diferentes equipos para sacar provecho de cada acontecimiento que pueda aportar agua a su molino, se hacen más evidentes.

SEÑORAS Y SEÑORES, SI CREYERON QUE YA ESTÁBAMOS EN CAMPAÑA, DEBO DECIRLES QUE SE PREPAREN PORQUE EN COLOMBIA, ESTO RECIÉN COMIENZA!!!!!

Federico Gutiérrez, quien encabeza la interna de la Coalición EQUIPO POR COLOMBIA, con el 45,9% de intención de voto, en una entrevista para diario El País, sostuvo que: “Petro es un riesgo y es un peligro para la democracia. Utiliza las herramientas democráticas para hacerse elegir y tomarse las instituciones, para desde adentro asesinar la democracia. Colombia, si Petro ganara, que no debe ganar, podría llegar a tener elecciones en el futuro, pero como las de Venezuela y las de Nicaragua. Mientras él plantea expropiar, yo defiendo la propiedad privada; mientras él plantea imprimir billetes como mecanismo para superar la pobreza, yo planteo fortalecer la economía, que llegue a las personas más vulnerables y garantizar el empleo…”

Consultado por un posible pacto con CENTRO DEMOCRÁTICO, dijo que las puertas están abiertas, asimismo aseguró que estaría de acuerdo en recibir el apoyo de Álvaro Uribe Vélez.

Sin embargo, algunas consultoras aseguran que de darse este pacto, cambiaría la intención de voto, dejando en primer lugar, a quien hasta el momento se ubica segundo, dentro de EQUIPO POR COLOMBIA, Alejandro Char, en detrimento de Gutiérrez, quien quedarían relegado como escolta.

Por otro lado el, hasta ahora favorito, dentro y fuera de la COALICIÓN PACTO HISTÓRICO, Gustavo Petro, utilizó su cuenta de Twitter para publicar el más reciente estudio de INVAMER, y apuntar contra la corrupción;

“…el susto de los corruptos.” Tomando una clara distancia de la gestión actual, a cargo del presidente Iván Duque, cuya imagen no ha podido subir en lo que va del año y termina su gestión sumergido por debajo del 30% de aprobación a su gestión, fuertemente cuestionada por supuestos actos de corrupción.

En cuanto al primer candidato por la COALICIÓN CENTRO ESPERANZA, Sergio Fajardo, continúa intentando redimirse de las críticas por parte de sus propios electores, cuando habiendo quedado fuera de la pasada contienda electoral, luego de no superar la primera vuelta, en la que continuaron la disputa el actual presidente y Gustavo Petro, decidió viajar a Nuquí.

En ocasión del pasado debate del 12 de diciembre, realizado por los colegas de la Revista Semana, el precandidato debió volver el tiempo atrás e intentar una vez más, explicar su tan cuestionado viaje.

Al respecto señaló: “ …yo pensé en mí y en mi cansancio y era legítimo, yo tenía derecho a descansar, pero ese símbolo se convirtió para algunas personas pensaran que yo les estaba dando la espalda y que yo había dejado atrás las cosas porque no me importaba. No era mi objetivo y no era lo que yo sentía … Yo no le di la espalda al país y no le di la espalda a ninguno de ustedes. Algunas personas lo tomaron así, lo entendí más adelante, y dije: “ahora que lo entiendo y lo pongo en perspectiva, tal vez podría haber hecho algo diferente”. Eso es todo. No pasa nada. Uno puede cambiar y uno puede entender y reflexionar y por eso hoy voy con el espíritu tranquilo para cambiar este país.”

Hasta aquí, así van las cosas. Esperemos que dentro del período de campaña, escuchemos propuestas desarrolladas a partir de un objetivo real, con base en los recursos existentes, planteando tiempos de realización, beneficios concretos, financiamiento para tal fin y no promesas sin sustento que suenan bonito y son sólo castillos de arena cuyos costos siempre los paga el pueblo.

En próximas columnas nos centraremos en cada Coalición, en cada candidato, en sus propuestas y equipo para una posible gestión de gobierno.

Me pregunto si será posible una campaña dónde se expongan propuestas desarrolladas en el: qué, cómo, cuándo, en cuánto tiempo, para obtener qué beneficios. Dónde veamos y escuchemos estadistas de altura con acciones y argumentos sustentables en el tiempo, reales y basados en el presente y futuro del país. Ideas impregnadas con ideales de altura, apropiadas para el destino de un país, con fuerzas políticas que presenten a cada integrante de su equipo de gestión, sus capacidades, preparación técnica y académica, experiencia y capacidad de gestión. Libres de cualquier sospecha de actos de corrupción y un proyecto de gobierno con objetivos tendientes a provocar un crecimiento del país, en todas sus áreas; industria, economía, salud, educación, recursos naturales …

Estamos pidiendo demasiado o apenas es una base lógica que todos deberíamos dar por hecho?

43 visualizaciones0 comentarios