• Jorge Acosta

La cuarta Revolución Industrial





Por: Carlos Alberto Pérez Porras

Administrador de Empresas

Especialista en Gestión de

la Seguridad y Salud en el trabajo.

Maestrando en Logística y Transporte


El mundo evoluciona conforme el ser humano adquiere conocimientos y habilidades que le permitan cuestionar la sociedad en la que vive para revolucionar las formas de vivir y crear realidades inimaginables hasta el momento. Basta con mirar a nuestro alrededor y hablar con nuestros padres y abuelos para identificar los avances que ha tenido el mundo en los últimos 100 años; pasando de una carrera entre empresas para posicionarse como los mejores fabricantes de automóviles en el mundo, a una carrera espacial en la que literalmente se busca colonizar tierras extraterrestres para continuar con la vida por fuera del planeta tierra.

Desde que la humanidad comenzó a revolucionar la forma de vivir con la mecanización de los productos de nuestra cotidianidad, se abrió la puerta a la creación de tecnologías que con el tiempo han ido cambiando las costumbres y necesidades de las personas a un ritmo tan acelerado que las generaciones se han vuelto más competitivas para poder tener el protagonismo del mundo y autorrealizarse como seres humanos de formas tales que ni los feudos ni las monarquías hubieran podido conseguir.

Este ritmo constante de innovación con el que la humanidad comenzó a vivir fue incrementando la exigencia de los consumidores que, a su vez, fue generando un mayor desarrollo en productos y servicios. Este círculo virtuoso nos ha traído hoy a la cuarta revolución industrial en la que ya no es suficiente saber leer y escribir para impactar al mundo, ni basta con producir de forma desmedida para obtener la atención de la sociedad. Hoy en día, la teoría de la evolución de Darwin pasa a un plano tecnológico en que la empresa o industria que no implemente tecnologías de la información (TI) como sistemas físicos cibernéticos (CPS), internet de las cosas (loT), inteligencia de negocios (BI) o Big Data; será consumida por "el mundo a su alrededor y desaparecerá o será marginada por la sociedad. El problema, para muchos países e industrias hoy en día, es la falta de estándares, habilidades y competencias para manejar y analizar los datos y transformarlos en información que permita revolucionar la vida para generar un mayor progreso a la sociedad; los datos sin análisis solamente son una

cantidad enorme de datos (Faus, 2018).

En países como Colombia, donde el nivel de desempleo y el índice de pobreza indignan a la sociedad en general, no solo se requiere de la creación de empresas y ciudades que estén condenadas a su desaparición y marginamiento desde antes de su formación, sino de industrias revolucionarias y ciudades inteligentes que puedan combatir la realidad del país a través de la generación de soluciones que desestabilicen la corrupción y la mentalidad pobre de las personas que buscan la inmediatez y evitan la formación adecuada para adquirir las competencias de análisis y procesamiento requeridas para lograr cambiar la sociedad.

La revolución de las industrias, desde lo privado, y la capacitación de las ciudades, desde lo público para la autorrealización de los individuos de la sociedad; refleja la mayor necesidad de nuestro entorno: es indispensable cambiar la forma como concebimos el transporte generando soluciones que puedan agilizar los tiempos de desplazamiento, evitando accidentes en las vías, minimizando desperdicios de productos y modificando los medios de transporte; permitiendo el crecimiento de industrias como la salud, en la que los datos recolectados permitan la automatización de procesos y generen entradas que le permitan al personal de salud generar un mejor análisis de los tratamientos y las formas de abordar las "necesidades de la población (Faus, 2018).

El mundo de hoy en día no es el mismo de hace 100 años, 50 años, 15 años, ni el de hace 5 años; el acelerado ritmo de crecimiento de las industrias a nivel global repercute en todos los rincones del planeta, y depende de cada fracción de la sociedad actual definir si se suma a esta cuarta revolución industrial o prefiere dejarse llevar por las condiciones que el mundo va imponiendo hasta el punto de quedar en el olvido. Son los países como Colombia que más necesitan despertar e ingresar en esta revolución para evitar ser vulnerados en su inocencia e ignorancia tecnológica.

Por consiguiente, la necesidad notoria de talento humano que tenga las competencias para transformar nuestro entorno nos ha marginado a depender del desarrollo y políticas de

gobiernos internacionales. Cada vez se requiere con mayor urgencia la adquisición de competencias que permitan adaptar ciudades inteligentes e industrias revolucionarias que innoven para satisfacer las necesidades de los ciudadanos con productos y servicios de calidad que les permitan reducir costos, se adapten a sus condiciones de vida y agilicen sus tiempos.

Es por ello, que una parte fundamental de la cuarta revolución industrial es la logística 4.0, la cual se puede entender al hacer uso de las diferentes TI y en la que Recepcionar y despachar el producto no es suficiente, sino que adicionalmente lleva implícito todos los componentes de una operación sistematizada que comprende el entorno en el que habita y satisface las necesidades de la población a la vez que va aumentando su lista de necesidades "para que se sigan generando tecnologías de la información. La logística 4.0 a su vez, es el pilar de una ciudad inteligente, que se define como ’""un territorio con gran capacidad de aprendizaje "e innovación, con presencia de instituciones de investigación y desarrollo, centros de formación superior, dotado con infraestructura digital y tecnologías de comunicación junto con un elevado nivel de rendimiento de gestión (Oyarzún, 2018).

Son estás ciudades inteligentes las que cuentan con individuos no alfabetos en lenguajes de programación que no sólo saben cómo cifrar y entender códigos, sino que además los interpretan y los aterrizan a la realidad de la urbe a su alrededor; es en estas ciudades inteligentes donde se tiene acceso a una educación extra ordinaria que habilita y capacita no solo a realizar actividades operativas, sino que potencia el análisis de las mentes humanas para encontrar soluciones a los problemas a su alrededor; es en estas ciudades donde el recurso humano se convierte en talento tan rápido que lo único constante en la sociedad es el cambio.

Las diferentes eras de la revolución industrial han transformado al ser humano a una velocidad tal que ya no se espera al cambio generacional para innovar en la sociedad; en la década de los 90 apareció el teléfono celular, en los años 2.000 se popularizaron los reproductores de música portátil, y en la década de 1os 2010 se integraron las comunicaciones y el entretenimiento de forma que un reproductor de mu sica y video sirve para hacer llamadas

locales e internacionales, y dependiendo del uso y la frecuencia que se le dé, ofrece actualizaciones al alcance de un "tap"".

Es así como la tecnología evoluciona más rápido que la humanidad, y la humanidad se enfrenta a desafíos digitales para lograr adaptarse al tiempo en que vive. La forma de concebir las ciudades ha cambiado; ya no basta con tener edificaciones rodeando una institución religiosa o construir de forma desmedida vías de transporte sin tener en cuenta el comportamiento de la sociedad y las necesidades de la industria. Hoy en día es obligatorio generar ciudades inteligentes que optimicen el tiempo y cubran todas las necesidades de las

personas.


La implementación de ciudades inteligentes y la adopción de la logística 4.0 por parte de las industrias es un reto para las sociedades porque se requiere de la participación de los diferentes sectores de la sociedad para que las personas tengan las competencias necesarias para utilizar y desarrollar las tecnologías que el Estado como líder social debe facilitar para la incursión de la sociedad atrasada en la revolución 4.0 que impacte los estilos de vida de la comunidad en general.


El capital humano en las organizaciones es la base para el desarrollo de nuevas tecnologías que impacten a la sociedad, por lo que resulta preocupante que en ciudades como Bogotá solo se cuente con el 13% del capital humano con competencias digitales avanzadas y que en el caso de Colombia el 27% de los trabajadores identifiquen la carencia de estas competencias como barrera de empteabilidad ((PNUD), 2021). Estas cifras muestran una señal de alarma en la implementación de ta logística 4.0 y tas ciudades inteligentes en Colombia, teniendo en cuenta que entre julio de 2019 y noviembre de 2019, dentro del sector de logística y transporte, se identificaron 25.616 vacantes de las cuales el 25,6% debía tener un título universitario; el 2,9% exigía la tenencia de un posgrado y el 29.9% exigía tener bachillerato (PNUD), 2021).

La atracción de talento humano con competencias digitales como ciencia de datos y expertos que analicen los datos de ta organización incrementará la flexibilidad, los estándares, "la eficiencia y la productividad de tas organizaciones (Faus, 2018). Asimismo, es importante que el capital humano existente se capacite para ir de la mano con la organización y ejerza nuevos roles; como el caso de los bodegueros que pasarán de almacenar y contar el producto a realizar el mantenimiento de los sistemas de información de la organización enfocados en la logística 4.0. estas mismas capacidades se aplican en el desarrollo de ciudades inteligentes que buscan sociedades en continuo aprendizaje que encuentren soluciones al consumo excesivo de energía, a la contaminación del medio ambiente y que contribuyan a la mejora de la calidad de vida de la ciudad.

La disponibilidad y calidad de tecnologías avanzadas son factores únicos para otorgar a "una ciudad el atributo de ciudad inteligente (Fernández, 2017). Asimismo, la implementación de las tecnologías de la información en las organizaciones puede revolucionar la industria: con el internet de las cosas (IoT) se logra realizar una interconexión de las cosas físicas del día a día con la internet, con lo que se pueden desarrollar sensores inteligentes en las vías de transporte que pueden salvaguardar la seguridad de las personas o enviar alertas a las empresas evaluar estrategias de envío, de esta forma se facilita la integración de procesos y sistemas entre sectores y tecnologías para una mejor comunicación entre los manufacturados y los consumidores; el Big Data se entiende como el proceso de traducción de diferentes caracteres para un propósito en específico donde evalúa las propiedades de los datos y el contexto en el que son usados, de esta forma se recolectan datos del entorno y se analizan para generar información valiosa.

Finalmente, es importante entender que la logística 4.0 ha generado que exista una cooperación entre toda la cadena de suministros como proveedores, transportistas y distribuidores debido a que la competencia en el mercado empezó a migrar hacia los canales de distribución que le son ofrecidos al cliente o usuario final. Esta logística cooperativa requiere del buen relacionamiento con los proveedores para que existan acuerdos comerciales que permitan reducir costos y aumentar el alcance de las ventas de los productos.

Las ciudades inteligentes e industrias que apliquen logística 4.0 se basan en el "conocimiento y aplicación de los conceptos tecnológicos de la cuarta revolución industrial, lo que les permite contar con capital humano formado en el análisis de información para el desarrollo de soluciones que cubran las necesidades de la población. Para ello utilizan las herramientas que otorga la cuarta revolución industrial y las adaptan al contexto de cada industria o ciudad.

CONCLUSIÓN

La evolución de la tecnología ha generado 4 revoluciones a nivel mundial en las que cada vez se requieren mayores competencias para entrar y mantenerse en el mercado laboral.

Hoy en día el nivel de demanda de los consumidores es tan alto que se requiere estar tres pasos adelante para poder buscar soluciones y brindar una mejor calidad de vida. Para ello, es”

fundamental adquirir habilidades que nos saquen de nuestra zona de confort.

La logística 4.0 está ligada fuertemente a las ciudades inteligentes, lo que genera que las ciudades ofrezcan entornos que respeten las necesidades de las personas y se mejore la productividad en el territorio.

Ser parte de la cuarta revolución industrial mediante la implementación de logística 4.0 y la contribución al desarrollo de ciudades inteligentes satisface la necesidad de autorrealización de todas las partes involucradas.


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo