• Jorge Acosta

El mar en una provincia mediterránea, es posible? La geografía dice que no, pero quién le discute



.


Por: Albana Cristina Ceberio

Periodista Argentina

Catedrática de oratoria

Coach en Comunicación

albanacristinaceberio@gmail.com

facebook.com/albanacristina.ceberio


Sabemos que Argentina da para todo. Ha dado luz a genios de la medicina como lo ha sido el Dr. R. Favaloro, deportistas mágicos como Maradona, Messi, Fangio, grandes escritores como Borges y también ha dado luz admiradores nazis como el tan aclamado ex presidente J.D. Perón, pero tener la osadía de conseguir un mar en medio de una provincia mediterránea, es ir en contra de la lógica y la Naturaleza. Estos argentinos no tienen cura, si no se puede, ellos lo quieren…


Estamos en Ansenuza, la famosa y acogedora ciudad que muestra con orgullo la llamada “Laguna de Mar Chiquita”, ya en su nombre hay una contradicción, laguna o mar? Por ahora, nos quedamos con ambas.


Córdoba es conocida como “La docta”, por tener la primera universidad de Suramérica, creada por los Jesuitas y que hasta hoy continúa funcionando, la Universidad Nacional de Córdoba. Pero a la vez, es conocida como “El corazón de Argentina, justamente por estar en el centro del país, SIN NINGUNA POSIBILIDAD DE ACCESO AL MAR ARGENTINO, una de las plataformas marítimas más ricas del mundo, saqueada por barcos piratas, en su mayoría chinos, a los que la Prefectura Naval Argentina, parece no ver.





Pero volvamos a lo mágico de la nota. La llamada Laguna de Mar Chiquita, es un ecosistema natural de 80 x 83 kilómetros. Es el quinto espejo de agua salada más grande del mundo y el más grande de Suramérica, según nos comenta uno de los guías turísticos del lugar, Franco, de excursiones Barco Pirata, única empresa que recorre las aguas de la laguna. Él, nos cuenta con detalle, la vida y riqueza del lugar.


Cuál es el secreto de que sus aguas, sin posibilidades de contacto con el mar, sean saladas? La cosa viene por una cuestión científica totalmente lógica.

Tres ríos alimentan este ecosistema, el Xanaes, Suquía y Río Dulce. Sin embargo, la laguna conserva una alta concentración salina debido a un proceso de evaporación del agua dulce que aportan los tres ríos, quedando concentradas las sales y minerales que aportan ríos de montaña.


El fango de la laguna, en sus partes profundas, poseen características curativas, probadas científicamente que han hecho, a lo largo de la historia, un constante ir y venir de personas de diferentes procedencias a realizarse tratamientos de curación. Actualmente esta actividad continúa e incluso se pueden adquirir, fraccionados a la venta en farmacias de la ciudad de Ansenuza


Consideremos que el mar, tiene 20 gramos de sal por litro de agua, antiguamente, la laguna llegó a tener 300 gramos de sal por litro de agua y en la actualidad, al aumentar su tamaño, tiene 65 gramos. Más de tres veces, la salinidad del mar.


Este ecosistema tiene, a nivel internacional, la protección de la Red Hemisférica de Aves Migratorias, gracias a que aquí se produce cada año, en el mes de enero, la llegada de aves playeras que realizan una migración desde Alaska, constituyendo la migración más larga del mundo.


Pero esto no es todo. Pasamos de la ecología y el turismo a la historia y los secretos y misterios que el lugar esconde, dentro de las paredes de las ruinas del enigmático hotel Viena, con la presencia de altos jerarcas Nazis, lavado de dinero, asesinatos por amor y otras hierbas.


La construcción del Hotel Viena, cuyas ruinas vemos en las imágenes, fue una expresión de la decadencia y la opulencia de la época. Estamos hablando de finales de la segunda guerra mundial. Opulencia porque era literalmente una ciudad dentro de otra. Tenía estación de combustible propia, taller mecánico, usina eléctrica, banco, fábrica de hielo, oficina postal, entre otros negocios y servicios destinados únicamente al hotel y sus huéspedes. Decadencia, porque en la misma construcción se marcaban muy bien las diferentes clases sociales.


La construcción, con forma de “ C “, y en alturas diferentes por lado, destinaba la parte más baja, con vista a un pequeño patio interno, para la “clase baja”, la intermedia, un poco más elevada en altura desde donde se podía ver algo del mar, en los últimos pisos, para la “clase social media“ y en la de “primera clase”, el edificio de mayor altura con vista frente al mar y a una exquisita playa de arenas blancas. Los empleados tenían prohibido interactuar con los huéspedes y no podían mirar a los hijos a aquellos de “primera clase”. En fin …


Vamos a sumergirnos en los secretos, misterios y habladurías que rodean este lugar. De por sí, es un misterio que una construcción con la infraestructura y modernidad para la época, cuya construcción demoró 5 años, solamente estuvo abierto por 6 meses. Se habla de que sirvió para lavar dinero y que su verdadera función sería la de albergar a los Nazis que arribarían a la República Argentina, después de la guerra. Quedan testimonios de que por las noches, se escuchaban los motores de pequeños aviones que, misteriosamente aterrizaban en las noches.


De hecho, una anécdota cuenta que una noche, llegaron tres Cadillac negros, de donde se reconoció al General Juan Domingo Perón, siendo presidente de la República, a Nazis de altos rangos y, contradiciendo a la historia, al mismísimo Adolf. Esa noche, curiosamente, sólo había un pequeño grupo de personal de servicio, los dueños del hotel y vacío de huéspedes.


Recordemos que hasta hace unos pocos años atrás, en la Argentina, se encontraron Nazis de altos rangos viviendo con identidades falsas en el sur del país como en la ciudad de Bariloche o en el Norte, precisamente en las provincias de Entre Ríos y Santa Fé y en la misma provincia de Córdoba, donde se encuentran la Laguna, pero en una localidad serrana, que es una colonia alemana llamada Villa General Belgrano. Muy hermosa, por cierto. Con estilo alemán y festividades típicas, como la fiesta de la cerveza.

También se encontró un submarino alemán de la época de la segunda guerra, sumergido en el Río de la Plata.


Pero volvamos al Viena, porque aún nos queda una historia de amor y muerte.

Al cerrar el hotel, sólo quedan allí un cuidador y la jefa de enfermeras que, según rumores, mantenían un romance. Una mañana, el hotel sólo contaba con la presencia del cuidador, ya muerto misteriosamente. Se cree que envenenado por su amante. Y claro está, como se acostumbra en estas historias, hay más de una persona que asegura ver su fantasma rondando los pasillos de lo que en su inauguración fue un lugar de lujo y esplendor y hoy, un lugar aterrador.


Más allá del enigmático Hotel Viena, La Laguna de Mar Chiquita es un maravilloso lugar turístico para visitar, en el centro de la República Argentina, único en el mundo, con una muy buena infraestructura para recibir turistas durante todo el año, ya sea por descanso o buscando la sanación en las propiedades terapéuticas del fango de esta maravillosa Laguna con características de Mar o Mar prisionero y reducido a Laguna. De todas formas, un lugar para visitar en familia y encontrar paz y belleza natural.

7 visualizaciones0 comentarios