• Jorge Acosta

Día mundial del medio ambiente y el mundo insostenible que amenaza a la humanidad






Por: Dr. Amín Cruz

Ministro Consejero de la ONU

y la CEO Presidente y Fundador

del Congreso Hispanoamericano

de Prensa de New York



“Sin un medio ambiente saludable, no podremos acabar con la pobreza ni fomentar la prosperidad. Todos tenemos una función en la protección de nuestro único hogar: Podemos utilizar menos plástico, manejar menos, desperdiciar menos alimentos y enseñarnos unos a otros a cuidarlo”. António Guterres Secretario General de Naciones Unidas

La Organización de las Naciones Unidas, consciente de la obligación de la comunidad internacional de tomar medidas para proteger y mejorar el medio y, en particular, la necesidad de una continua colaboración a este efecto, a través de la resolución A/RES/2994 /XXVII determinó designar el 5 de junio como Día Mundial del Medio Ambiente.

El Congreso Mundial del Medio Ambiente se une a esta conmemoración que brinda la oportunidad de ampliar las bases de una opinión pública bien informada y una conducta entre individuos, empresas y colectividades inspirada en el sentido de responsabilidad ante la conservación y mejora de nuestro entorno.

La celebración de esta fecha comenzó se en 1974: con el paso del tiempo, y a la par de las acciones del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), ha generado mayor conciencia entre los diversos protagonistas sociales y ha creado presión política para abordar las crecientes y respectivas preocupaciones.

En esta concientización, especial relevancia adquiere el cese al tráfico ilegal de vida silvestre: es crucial para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), pues amenaza la biodiversidad, el sustento de las personas, la seguridad y la paz.

No menos importante es reconocer cómo, durante años, millones de personas han participado en la promoción de un cambio en nuestros hábitos de consumo, así como sobre las pertinentes políticas nacionales e internacionales.

El Día Mundial del Medio Ambiente pretende inspirar a todas las personas a tomar acciones para frenar la creciente presión sobre los sistemas naturales del planeta Tierra; se ha convertido en una gran plataforma mundial para tomar medidas sobre cuestiones medioambientales.

La salud del planeta sigue deteriorándose a pasos agigantados con más 3000 millones de personas afectadas por la degradación de los ecosistemas, con elevadas tasas de contaminación que causan unos nueve millones de muertes prematuras cada año y más de un millón de especies de plantas y animales están en peligro de extinción.

Esta fue una de las advertencias del Secretario General de la ONU en su mensaje por el Día Mundial del Medioambiente.

Cerca de la mitad de la humanidad ya vive en zonas de peligro climático, por lo que tiene 15 veces más probabilidades de morir a raíz de efectos del clima como el calor extremo, las inundaciones o la sequía”, destacó António Guterres.

Y en clave climática añadió que “hay un 50 % de posibilidades de que las temperaturas mundiales medias anuales superen en los próximos cinco años el límite de 1,5 °C fijado por el Acuerdo de París. Para 2050 podrían verse desplazadas más de 200 millones de personas por la disrupción climática”.





Ante esta situación, señaló que ha llegado un momento en el que “no podemos desoír las alarmas que se intensifican día tras día” y emplazó a los gobiernos a “priorizar urgentemente la acción climática y la protección ambiental mediante decisiones de política que promuevan el progreso sostenible”.

Para conseguirlo enumeró cinco recomendaciones que servirían para acelerar la implantación de energías renovables en todo el mundo, “como poner las tecnologías renovables y las materias primas a disposición de todos, reducir la burocracia, reorientar las subvenciones y triplicar la inversión”.

Entre los múltiples agentes de cambio para alcanzar esta transformación, el Secretario General incluyó a las empresas, a las decisiones de consumo y las políticas que decidan apoyar las personas y a las mujeres y las niñas.

“Es necesario empoderarlas e incluirlas en la toma de decisiones a todos los niveles. De igual modo hay que respetar los conocimientos indígenas y tradicionales y aprovecharlos para ayudar a proteger nuestros frágiles ecosistemas”, destacó.

Asimismo, resaltó que durante este año y el que viene habrá múltiples oportunidades para que la comunidad mundial demuestre el poder del multilateralismo, y que van “desde las negociaciones sobre un nuevo marco mundial de la biodiversidad para revertir la pérdida de naturaleza para 2030 hasta la firma de un tratado para combatir la contaminación por plásticos”.

Por último, indicó que el tema elegido este año para la celebración del Día Mundial, “Una sola Tierra”, nos recuerda que el planeta es nuestro único hogar y que hemos de proteger “la salud de su atmósfera, la riqueza y la diversidad de la vida en la Tierra, sus ecosistemas y sus recursos,” todos ellos bienes finitos.

“Pero no lo estamos haciendo. Le pedimos demasiado a nuestro planeta para mantener unas formas de vida que son insostenibles. Los sistemas naturales de la Tierra no pueden seguirles el ritmo a nuestras exigencias”, alertó.

Por su parte, el relator especial de la ONU sobre derechos humanos y medio ambiente destacó que la devastación medioambiental que causan los conflictos está agravando las garantías fundamentales de las personas, incluyendo su derecho a vivir en un medio ambiente limpio, sano y sostenible. Una consecuencia que continuará durante los próximos años.

“La paz es un requisito previo indispensable para el desarrollo sostenible y el pleno disfrute de los derechos humanos, incluido el derecho a un medio ambiente limpio, sano y sostenible”, declaro en su mensaje por la jornada y poniendo como ejemplo a la guerra en Ucrania.

David R. Boyd, explicó que la invasión rusa “sigue cobrándose demasiadas víctimas, matando e hiriendo a miles de civiles y provocando graves violaciones de los derechos humanos” y que también “está consumiendo grandes cantidades de energía, produciendo enormes emisiones de gases de efecto invernadero que alteran el clima, generando una contaminación tóxica del aire, el agua y el suelo, y destruyendo la naturaleza”.

Boyd alertó que estos negativos efectos sumados a la amenaza de la triple crisis medioambiental - alteración del clima, colapso de la biodiversidad y contaminación generalizada- y la pandemia de COVID-19, retrasan el avance hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de 2030

Es imprescindible acabar con las guerras, garantizar la paz e iniciar los procesos de saneamiento y restauración tan pronto como sea humanamente posible.

“Algunas intervenciones de hermanos presidentes del mundo solamente tratan de los efectos y no de las causas del cambio climático. Lamento mucho decir, cobardemente no queremos tocar las causas de la destrucción del medioambiente en el planeta tierra. La tierra o la Madre Tierra o la naturaleza existen y existirá sin el ser humano, pero el ser humano no puede vivir sin el planeta tierra. Si no reconocemos el derecho de Madre Tierra, todos nosotros seremos responsables con la humanidad. ” Evo Morales

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo