• Jorge Acosta

Chile busca camino tras rechazar contundentemente nueva constitución progresista




Por: Redacción Noticias de Latinoamérica - Actualidad Global Internacional


Los chilenos rechazaron abrumadoramente una nueva constitución progresista para reemplazar su estatuto de la era de la dictadura, asestando un golpe al joven presidente Gabriel Boric, quien ahora debe negociar acuerdos para crear otro documento o cambiar el actual.


Aunque se esperaba que la carta propuesta fuera derrotada en el plebiscito del domingo, la victoria de casi 24 puntos por parte del campo de rechazo fue una derrota impactante para un documento que tardó tres años en elaborarse y que había sido anunciado como un esfuerzo democrático para reemplazar la constitución impuesta. por el Gral. Augusto Pinochet hace 41 años.


Con el 99,9% de los votos contados, el campo de rechazo tenía un apoyo del 61,9% en comparación con el 38,1% de aprobación en medio de una gran participación con largas filas en los estados de votación. Votar era obligatorio.


Boric, quien había presionado mucho por el nuevo documento, dijo que los resultados hicieron evidente que el pueblo chileno “no estaba satisfecho con la propuesta constitucional que la convención presentó a Chile”.


El presidente dijo que ahora probablemente habrá “ajustes en nuestro equipo de gobierno” mientras busca encontrar un camino a seguir. A pesar de la pérdida, la gran mayoría cree que la constitución actual debe cambiarse, simplemente sintieron que la propuesta no era un reemplazo adecuado, dicen los analistas.


Boric dejó en claro que el proceso para enmendarla no terminaría con la votación del domingo. Dijo que es necesario que los líderes “trabajen con más determinación, más diálogo, más respeto” para llegar a una nueva propuesta de carta “que nos una como país”.


En Santiago, la capital de Chile, las bocinas sonaron en celebración mientras grupos de personas se reunían en numerosas intersecciones para celebrar los resultados.


“Estamos contentos porque, de verdad, todos queremos una nueva constitución, pero que se haga bien y esta no cumplió con las expectativas de la mayoría”, dijo Lorena Cornejo, de 34 años, mientras ondeaba una bandera chilena. “Ahora tenemos que trabajar por uno nuevo que nos una, este no nos representó y eso quedó claro en la votación”.


Incluso algunos que estaban a favor del documento propuesto dieron un giro positivo a la derrota.


“Si bien es cierto que quería que se aprobara, esta es una nueva oportunidad para reformar todo aquello con lo que la gente no estaba de acuerdo”, dijo Alain Olivares, de 36 años. “Tendremos que esperar más para cambiar la constitución”.


Carlos Salinas, vocero de la Casa Ciudadana por el Rechazo, dijo que la mayoría de los chilenos vieron el rechazo como “un camino de esperanza”.


A pesar de las expectativas de derrota de la carta propuesta, ningún analista o encuestador había pronosticado un margen tan grande para el campo de rechazo, mostrando cómo los chilenos no estaban listos para apoyar una carta que habría sido una de las más progresistas del mundo y habría cambió fundamentalmente al país sudamericano.


La constitución fue la primera en el mundo en ser redactada por una convención dividida en partes iguales entre delegados masculinos y femeninos, pero los críticos dijeron que era demasiado larga, carecía de claridad y fue demasiado lejos en algunas de sus medidas, que incluían caracterizar a Chile como un estado plurinacional. y priorizar el medio ambiente y la paridad de género.


La carta propuesta de 388 artículos también introdujo los derechos a la educación, la atención médica y la vivienda gratuitas. Habría establecido territorios indígenas autónomos y reconocido un sistema de justicia paralelo en esas áreas, aunque los legisladores decidirían qué alcance tendría.


En contraste, la constitución actual es un documento favorable al mercado que favorece al sector privado sobre el estado en aspectos como educación, pensiones y atención médica. Tampoco hace referencia a la población indígena del país, que representa casi el 13% de la población.


La votación marcó el clímax de un proceso que comenzó cuando el país, alguna vez visto como un modelo de estabilidad en la región, estalló en protestas callejeras lideradas por estudiantes en 2019. Los disturbios fueron provocados por un aumento en los precios del transporte público, pero rápidamente se expandieron a demandas más amplias de mayor igualdad y más protecciones sociales.


Boric, de 36 años, es el presidente más joven de la historia de Chile y ex líder de una protesta estudiantil. Había vinculado su fortuna tan estrechamente al nuevo documento que los analistas dijeron que era probable que algunos votantes consideraran el plebiscito como un referéndum sobre su gobierno en un momento en que sus índices de aprobación se han desplomado desde que asumió el cargo en marzo.


Lo que sucede ahora equivale a un gran signo de interrogación. Los líderes políticos chilenos de todas las tendencias están de acuerdo en que la constitución que data de la dictadura del país de 1973-1990 debe cambiar. El proceso que se elegirá para redactar una nueva propuesta aún debe determinarse y probablemente será objeto de arduas negociaciones entre los líderes políticos del país.


Boric ha convocado a los jefes de todos los partidos políticos a una reunión mañana para determinar el camino a seguir.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo