top of page
  • Foto del escritorJorge Acosta

CAR construirá cinco mil reservorios de aguas lluvias

CAR construirá cinco mil reservorios de aguas lluvias en el territorio para enfrentar cambio climático

• La entidad promoverá la conservación del agua y estimulará las prácticas agrícolas sostenibles.

• La meta es abarcar el 100 por ciento del territorio. El proyecto se complementará con una estrategia de cultura ambiental.



Con el propósito de generar una medida de adaptación al cambio climático y de mejorar la capacidad de acción de los campesinos del territorio en épocas de menos precipitaciones, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) anunció que fortalecerá el proyecto de reservorios de aguas lluvias. La meta de la entidad es construir al menos cinco mil de estas estructuras en toda la jurisdicción.


Hasta la fecha el proyecto ha llegado a 72 de los 104 municipios y del territorio y con la meta propuesta el objetivo es lograr la cobertura total de la jurisdicción.


“Un reservorio es un depósito de aguas lluvias, es la posibilidad que le vamos a dar a los campesinos de adaptarse a esta nueva realidad del cambio climático, realidad que nos va a obligar a transitar de períodos de sequía muy fuertes como el del fenómeno de El Niño en el que nos encontramos, a períodos de invierno intensos como fenómenos de La Niña que ya ha anuncado al IDEAM”, dijo Alfred Ballesteros, director general de la CAR.


“Con esta estrategia vamos a permitirle a campesinos de excasos recursos que sus actividades ganaderas y agrícolas sean viables. Los vamos a construir principalmente en aquellos municipios que, de acuerdo a los estudios de vulnerabilidad por cambio climático, tengan más riesgos de desabastecimiento en las épocas de verano”, anotó el funcionario.


Cada estructura tendrá una capacidad de almacenamiento de 120 metros cúbicos. Para el desarrollo del proyecto se han priorizado inicialmente 25 municipios donde la obra ya está en marcha (Ráquira, Saboyá, Chiquinquirá, San Miguel de Sema, Caldas, Buenavista, Simijaca, Susa, Fúquene, Lenguazaque, Cucunubá, Carmen de Carupa, Villapinzón, Tibirita, Nocaima, La Peña, Útica, El Colegio, Cachipay, Quipile, Guayabal de Síquima, Vianí, Beltrán, Jerusalén y Nariño). Durante el segundo trimestre de 2024 se adelantará el proceso para ir vinculando a los demás municipios del territorio.


Las personas que quieran ser beneficiarias en las poblaciones que la entidad vaya convocando, deben tener en cuenta los siguientes requisitos y presentarlos ante la dirección regional de la CAR que le corresponda:


• Certificado del uso del suelo. Debe coincidir con actividades agropecuarias

• Ser dueño del predio. Presentar certificado de libertad y tradición y adjuntar cédula de ciudadanía.

• Autorización de ingreso al predio. Con él la entidad realizará un proceso de evaluación del predio.



“Esta estrategia irá acompañada de un acuerdo de conservación que deberán firmar los propietarios de los predios, donde se comprometerán a permitir que la CAR siembre en sus predios entre 500 a mil árboles de diferentes especies. Tenemos que tener la capacidad de adaptar a nuestros ciudadanos frente a esta nueva realidad del cambio climático, pero también queremos avanzar en esa gran meta de sembrar cinco millones de árboles en Cundinamarca y Boyacá, y que sean estos dos los departamentos más verdes de Colombia”, explicó el director de la CAR.


La Corporación recordó estas estructuras permiten el almacenamiento de aguas lluvias por escorrentía, por lo que se ubicarán estratégicamente para, también, ayudar a disminuir la velocidad de las mismas.


Además, se espera que estas iniciativas contribuyan a la seguridad alimentaria en el territorio CAR, al proporcionar agua para la producción agrícola y ganadera.


El proyecto será complementado con una estrategia de educación ambiental en cada uno de los municipios donde se construyan los reservorios. Entre las acciones destacadas dentro de la estrategia están:


• Difusión de prácticas amigables con el ambiente: se promoverán prácticas agrícolas y ganaderas sostenibles, como agricultura de conservación y ganadería sostenible, que incluyen manejo de coberturas, uso de abonos verdes y la protección de fuentes de agua. Además, se implementarán medidas de bioingeniería para proteger el entorno natural y se fomentará un enfoque hacia la ganadería sostenible.


• Implementación de aulas ambientales para multiplicar especies forestales nativas: Se establecerán espacios como viveros para la propagación y multiplicación de especies forestales nativas, con el objetivo de repoblar áreas de las fincas y zonas cercanas a fuentes de agua. Esta iniciativa busca la conservación de la biodiversidad y promover un entorno más verde en el territorio CAR.


• Medidas de adaptación y mitigación del cambio climático: se implementarán diferentes medidas como agricultura de conservación, ganadería sostenible y la cosecha de agua mediante reservorios , para hacer frente a los efectos del cambio climático. También se llevarán a cabo acciones de restauración y aislamiento de relictos de vegetación nativa con la construcción de aulas ambientales, con el fin de aumentar la resiliencia de las comunidades ante dichos cambios.


Integración con modelos productivos


Los reservorios se instalarán en terrenos donde los productores tengan planes de implementar modelos productivos como la plantación de frutales, especies forestales y/o cultivos de pan coger.


Esto indica una integración estratégica de los reservorios con las actividades agrícolas existentes, maximizando su impacto en la producción agrícola y ganadera de la región.



54 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page